Iletradas

Iletradas

Fuente:Zócalo,18/07/2017 09:22 am

Por Dalia Reyes

“Esta mañana cuando he abierto el correo electrónico y me he encontrado un mail ni más ni menos que de Claudia del Moral. Lo he abierto nervioso y emocionado y me he encontrado con esto. Querido Jorge, ante todo, cierra la boca. Es de muy mala educación leer los correos con la boca abierta y esa estúpida sonrisa en los labios”.

El párrafo anterior es de Claudia del Moral, escritora española de obras juveniles. Cuando se los leía mis alumnos de secundaria, el murmullo inicial de pereza se convirtió en excitación; cuando les dije que sí, también eso era Literatura, dijeron en coro: “¡Qué padre!”

Claro está, después de mostrárselo me hice una limpia con dos oficios ante mi director; envié las respectivas copias a la inquisitorial supervisora y luego expliqué a los adolescentes que ninguna palabra está prohibida en la narrativa, lo que no se permite es no tener un buen argumento para usarla.

Cuando los adolescentes tienen la fortuna de coincidir con alguien que les dé el código no tan secreto de la lectura, alguien quien tenga la certeza de que cualquiera puede cambiar la botella o la esquina por un libro, pasan cosas buenas en unos y otros.

En una encuesta por demás informal, pregunté a chicos de secundaria cuáles fueron las primeras palabras que escucharon de sus profesores de español al dirigirse a ellos; esto respondieron en las mayores frecuencias: a) córtate el pelo; b) no hables así. Las respuestas me llevaron a dos reflexiones importantes: a) por qué ese profesor no les dijo que hay mechudos como protagonistas de novelas, y b) hay literatura valiosa que usa el léxico criticado. Supongo que sustituir las órdenes por las posibilidades, en lugar de construir un muro entre alumno y profesor les abrirá una puerta.

De nada son más dueños los muchachos que de su habla y su complicidad. Yo no veo pecado alguno en mostrarles cuánto se puede hacer con sus palabras y también con las de Shakespeare y que no pasa nada si hacen una versión “emo” de Julieta. Sin importar su edad, han acumulado suficientes elementos vitales como para opinar de cualquier obra clásica o moderna, al fin y al cabo, ninguna es intocable.



Le puede interesar:

JUSTIFICADA EXIGENCIA

 

 






La conversación

Enviar Comentario


 
0
Comentarios
 
X


Agregar comentario nuevo



*NOTA: Su correo no será publicado.
Obtener una
nueva imagen
 


Enviar a un amigo



X
+ Agregar otro destinatario
Puedes agregar hasta 10


Obtener una
nueva imagen
 

Los más enviados





Twitter en vivo